Menu

La Organización Mundial de la Salud Urge a la Población a un Menor Consumo de Sal Destacado

Foto/Especial Foto/Especial

Sal y la reducción de su consumo es uno de los temas que forman parte de la campaña permanente de la Organización Mundial de la Salud, (OMS), organismo de Naciones Unidas.

En lo que denomina «Hechos clave», la OMS indica que el alto consumo de sodio, por medio de la sal común y la alimentación insuficiente de potasio contribuyen a la presión arterial alta y aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

La principal fuente de sodio en nuestra dieta es la sal.

Aunque, indica el organismo, puede provenir del glutamato de sodio, que se usa como condimento en muchas partes del mundo.

Se consume, de menos el DOBLE de lo necesario.
La mayoría de las personas consumen demasiada sal: en promedio, de 9 a 12 gramos por día, o aproximadamente el doble del nivel máximo recomendado de ingesta.

El consumo de sal de menos de 5 gramos por día para adultos ayuda a reducir la presión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular y ataque cardíaco coronario.

El principal beneficio de reducir la ingesta de sal es la reducción correspondiente de la presión arterial alta.

Los Estados Miembros de la OMS han acordado reducir la ingesta de sal de la población mundial en un 30% en relación a 2025.

La reducción de la ingesta de sal ha sido identificada como una de las medidas más rentables que los países pueden tomar para mejorar los resultados de salud de la población.

Las medidas clave de reducción de sal generarán un año adicional de vida saludable por un costo que cae por debajo del ingreso anual promedio o producto interno bruto por persona.

Se estima que se podrían prevenir 2,5 millones de muertes cada año si el consumo mundial de sal se redujera al nivel recomendado.

El aumento de la producción de más y más alimentos procesados, la rápida urbanización y los cambios en los estilos de vida están transformando los patrones dietéticos.

Los alimentos altamente procesados ​​están aumentando en disponibilidad y cada vez son más asequibles.

Así, las personas de todo el mundo consumen alimentos más densos en energía y ricos en grasas saturadas, grasas trans, azúcares y sal.

La sal es la fuente principal de sodio y el aumento del consumo de sodio se asocia con hipertensión y mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Medios

twitter

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Google+