Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 47
Menu

Factible!!! (08-07-15) Destacado

  • Escrito por  Claudia Urias
  • 2 comentarios

Esta columna es para Ustedes, en ella Abordaremos Temas muy Variados, Seguridad, Política, Hogar, Temas de la Vida Cotidiana...Un Poco de Todo.

Buen dia a Todos

Estaré actualizando información para ustedes 1 vez por semana

HOMBRES DE HONOR!!

sohi

2.- Shoichi Yokoi

Era un sastre de profesión, que llegó a ser sargento del antiguo Ejército Imperial Japonés. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue destinado a China y luego en 1943, a la isla de Guam, en el archipiélago de las Marianas, pacífico sur. En 1944, las tropas estadounidenses tomaron la isla. La mayoría de los 19.000 soldados nipones (japoneses) en Guam murieron en los combates. Yokoi sobrevivió, con la consigna: Antes morir que entregarse al enemigo, huyó hacia la selva.

 

En el año 1972, un par de cazadores lo encontraron en la cerrada selva de Guam. En el rió Talofofo, vieron a un hombre que intentaba cazar, era un hombre delgado, con ropa andrajosa; le hablaron, pero salio corriendo, lo siguieron por entre medio de la selva y lo alcanzaron, muy cerca de lo que fue su guarida por casi 28 años: una cueva subterránea.

sohi3

Los cazadores no daban crédito a la historia, no podían creer, que se trataba de un soldado japonés, el cual creía que la guerra, aun, no había acabado.

 

El relato de aquel hombre de 56 años, para nada era creíble, así que lo entregaron a la policía de Guam. Solo un hombre con sus características físicas, podía haber sobrevivido a semejante odisea, dijeron los médicos que lo analizaron.

 

Yokoi, en realidad no ignoraba que la guerra había terminado. Había visto algún recorte que anunciaba el fin de la guerra. Pero consideró que sólo era propaganda estadounidense, para atrapar al enemigo. Y además, El había hecho una promesa a su emperador que quería cumplir hasta las últimas consecuencias. El emperador decía, que era preferible morir, antes que entregarse al enemigo, por eso Yokoi, no podía creer que el emperador Hirohito se había rendido, y la guerra había terminado. Después de la impactante noticia, pidió humildemente perdón, por no haber muerto en la guerra y por estar vivo.

 

Yokoi narró, como por 28 años, se las arreglo para hacer su ropa. Fabricaba telas, con fibras extraídas de la corteza de algunos árboles, pues el era sastre, antes de haber sido soldado. El mundo avanzaba; pero Él, a pesar del paso de los años, sobrevivía frotando trozos de madera, para encender fuego.
Fueron 8 compañeros, que junto a Él, huyeron a la selva. Mis compañeros no lo soportaron y fueron muriendo, fue terrible, narró Yokoi.

 

Yokoi aseguró, que después de que volviera a su casa, escalaría una montaña muy alta y en la cima se quedaría a meditar por un largo tiempo. Volvió a Tokio, un mes después de haber sido encontrado. Fue recibido como un verdadero héroe. No tardó en retomar el ritmo de la vida moderna. Se casó en noviembre de 1972, fue comentarista de televisión y candidato a senador en 1974. En los últimos dos años de su vida, devastado por la muerte de su esposa y afectado por el mal de Parkinson, su vida se fue consumiendo. Murió de un infarto en 1997 a la edad de 82 años. Se le rindió el último homenaje, al soldado japonés que nunca se rindió.

 

Yokoi, el hombre que lucho una guerra por casi 28 años, una guerra que había acabado, muchos años atrás; pero El, no lo sabia, y siguió ahí, luchando fiel a las ordenes recibidas por su emperador.
Este Robinson Crusoe moderno, volvió a la civilización cargando con el, una historia de aventuras, de leyendas y heroísmo.

sohi2

 

Hoy, en la isla de Guam, se conserva una replica de la caverna excavada en la tierra, en la que se escondía (la isla no estaba desierta); la original fue destruida por un tifón. En ella, tenía hasta un mecanismo para hacer sus necesidades que conectaba con el río, estanterías y una litera, a pesar de que se iluminaba en el interior con unas linternas que hacía con cocos, donde quemaba aceites.

 

Shoichi Yokoi al igual que Hiroo Onoda, fueron hombres de indudable e intachable honor, hombres educados para honrar lo que consideran digno y sagrado, hombres que dieron su palabra y por poco daban su vida a cambio de respetar, sus costumbres, su honor; el honor de un pueblo que enseña, a respetar a sus ancianos, a respetar la palabra, a respetar el honor.

 

Hoy en día, eso ya casi no existe, hoy en día, los valores se están perdiendo. Ya no enseñamos buenos principios, estamos llevando a la destrucción a nuestros hijos. Les decimos a todo que si, no les enseñamos a amar y respetar lo que tienen; pero sobre todo, no les enseñamos, que se deben ganar lo quieren.

 

Antes de criticar y etiquetar de locos a estos hombres, debemos preguntarnos a nosotras mismos, si lo que estamos haciendo en nuestras vidas y con nuestras familias es lo correcto. Tu ejemplo a donde esta llevando a tu familia?...analicemos, aun estamos a tiempo de enseñar valores, de enseñar el respeto...

 

Pero sobre todo, de formar hombres de honor!

Buen dia a Todos.

Te invitò a suscribirte solo envia tus datos y obtendras las ultimas actualizaciones en tu e-mail GRATIS.

Declaraciòn de conexion de material: No he recibido ninguna compensaciòn por escribir esta columna.Los vinculos en la columna son recomendaciòn de productos o servicios que uso personalmente y que creo que agregaran valor a mis lectores.El contenido es exclusivamente mi opinion y NO la de la empresa La Real noticia SC de RL de CV.Estoy declarando esto de acuerdo a la LFDA.Indicaciones que conciernen al uso de respaldos y testimonios en publicidad. 

Medios

Mixtca12

2 comentarios

  • Claudia Urias
    Claudia Urias Jueves, 23 Julio 2015 15:36 Enlace al Comentario

    Hola Ernesto Laforcade! La columna que escribí, la cual titule "HOMBRES DE HONOR" está dividida en 2 partes, porque en ella hablo de 2 personas distintas, la que escribí en Junio es en honor a Hiroo Onoda y la segunda que se publico en Julio es en honor de Shoichi Yokoi.
    Se que es un tema muy viejo, pero muchas personas no la conocían. Lamento leer que no te gusta mi columna, pero estoy consciente de que eso ocurriría con muchas personas. Te agradezco el tiempo que te tomas en leer mi columna, aun así, de que no te gusta lo que escribo.
    Te agradezco la critica tratare de mejorarla, saludos...Dios te bendice!

    Reportar
  • Ernesto Laforcade
    Ernesto Laforcade Miércoles, 08 Julio 2015 11:24 Enlace al Comentario

    que pasa? esto se publico en junio y otra vez en julio, y es un tema muy publicado ya, no me gusta tu columna ni como la escribes.con la pena.

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Google+