Menu

Donald Trump Abre la Puerta una Posibilidad de Negociación con China para Levantar el Veto a Huawei Destacado

Sin embargo, podría haber una solución a todo este embrollo cuya llave estaría, ni más ni menos, en manos de Donald Trump.

Trump: "Si hiciéramos un trato, podría imaginarme que Huawei posiblemente estaría incluido de alguna forma, como parte de un acuerdo comercial".

Así lo ha dejado entrever el actual residente de la Casa Blanca, quien este jueves abría de forma inesperada una puerta a Huawei y hacía refulgir –aunque mínimamente– un halo de esperanza para la empresa china. "Huawei es algo muy peligroso. Miras lo que han hecho desde un punto de vista de seguridad, desde un punto de vista militar, y es muy peligroso", contestaba Trump a un periodista interesado por la situación, según recoge The Verge. Esto se enmarca de manera perfecta en las declaraciones emitidas en los últimos meses tanto por el Gobierno como por diferentes órganos dependientes del mismo, donde la tónica ha sido resaltar los compromisos intrínsecos a la marca para con las garantías de seguridad.

Sin embargo, a pesar de estas premisas, el presidente procedía a asegurar que "es posible que Huawei incluso se incluya en algún tipo de acuerdo comercial. Si hiciéramos un trato, podría imaginarme que Huawei posiblemente estaría incluido de alguna forma, como parte de un acuerdo comercial". Una afirmación que no es tan significativa por el cambio radical que daría la situación de llegar a producirse un acuerdo como por lo que se puede inferir de ello.

El trasfondo de la situación
Más allá de si las declaraciones de Trump han sido completamente serias y un posible plan de negociación en el que esté incluido Huawei se encuentra realmente sobre la mesa o no, sus palabras estarían dejando ver una cuestión aún más compleja: que la suspensión de los derechos de comercio de la tecnológica se deban realmente –o hayan tenido como elemento motivador, al menos– a la guerra comercial entre ambos países.

El presidente norteamericano afirma que Huawei se encuentra donde está por la preocupación que supone la empresa para la seguridad nacional del país, apuntalando de esta forma el discurso que llevan meses sosteniendo de cara al exterior. Sin embargo, la mención a una posible inclusión en un trato comercial deja de lado esta cuestión, poniendo a la firma asiática como una pieza más en el tira y afloja de ambas naciones y levantando las sospechas de que el veto haya sido instigado no por la inquietud que supone de cara a la defensa nacional, sino con el fin único de elevar la posición de Estados Unidos frente a China en la guerra comercial.

No es que esto no fuera algo hacia lo que muchos ya han apuntado en los últimos días, dado que cualquier factor puede ser decisivo para inclinar la balanza a favor de un país u otro, pero sí esparciría un mensaje extremadamente negativo devastador, de confirmarse, por evidenciar hasta el punto en el cual se encuentra dispuesto a llegar Estados Unidos para proteger sus intereses comerciales. Por descontado, nunca habrá una declaración oficial que admita la existencia de segundas intenciones en la emisión de la orden de prohibición del comercio entre Huawei y las empresas norteamericanas.

Por el momento, Huawei tiene una prórroga hasta el próximo mes de agosto para ordenar su relación con las marcas y esclarecer cómo va a ser su futuro en el caso de que la situación no se revierta. En el mejor de los escenarios, a pesar del indudable daño a su imagen, podrá continuar operando como hasta ahora si hay un acuerdo de por medio –que elevaría aún más las cuestiones hacia la motivación de Estados Unidos para instaurar el veto en primer lugar–; en el peor, las consecuencias para la marca son tan imprevisibles como poco halagüeñas.

Leer más ...

Nicolás Maduro Ordena una Inversión Inmediata en Huawei Destacado

La tormenta mediática de los sucesos acaecidos en los últimos días entre Huawei y Estados Unidos comienza a virar cada vez más hacia el ámbito político. Tras unas declaraciones de Donald Trump en las que el presidente sugiere que la firma asiática podría entrar dentro de un paquete de negociación con el imperio chino, casi al mismo tiempo su homólogo venezolano declaraba su intención de realizar una "inversión inmediata" en las tecnologías procedentes de aquel país.

Nicolás Maduro se posiciona así de manera clara del lado de China y en contra de Estados Unidos –algo evidente, por otra parte–, aunque esto no sea de demasiada ayuda para una Huawei que mira con incertidumbre al futuro de su división de consumo, gravemente herida tras la prohibición de establecer tratos comerciales con empresas norteamericanas. Venezuela dispone, además, de estrechas colaboraciones con empresas chinas en la actualidad.

La tormenta mediática de los sucesos acaecidos en los últimos días entre Huawei y Estados Unidos comienza a virar cada vez más hacia el ámbito político. Tras unas declaraciones de Donald Trump en las que el presidente sugiere que la firma asiática podría entrar dentro de un paquete de negociación con el imperio chino, casi al mismo tiempo su homólogo venezolano declaraba su intención de realizar una "inversión inmediata" en las tecnologías procedentes de aquel país.

"He ordenado hacer una inversión inmediata junto a nuestros hermanos chinos, y la tecnología de China, la tecnología de Huawei, de ZTE, y de todas las empresas chinas y de todas las empresas rusas", ha manifestado Maduro este jueves en un acto en Caracas, según recogen distintos medios. El objetivo, según señala el dirigente, sería "elevar las capacidades de todo el sistema de comunicaciones y hacer realidad el sistema 4G".

La peor semana de Huawei
Desde que el pasado domingo Google cortara relaciones con Huawei, dejando así a la empresa sin la posibilidad de incluir en sus teléfonos la versión de Android firmada por la tecnológica californiana y, por tanto, sus servicios, otras compañías del sector han ido dando la espalda a la firma asiática a lo largo de los pasados días. La desarrolladora de diseños para chips ARM, Toshiba, Panasonic o la SD Association son algunas de ellas.

 

Leer más ...

Video: The Boring Company, la Tuneladora de Elon Musk, Ya Tiene Nuevo Proyecto en las Vegas Destacado

Pocas ciudades se antojan tan propicias para una idea tan alocada como los túneles planteados por The Boring Company como Las Vegas. Y es precisamente ahí, en la popular ciudad del estado de Nevada, donde Elon Musk ha puesto el ojo para iniciar la construcción de la próxima creación de su empresa dedicada a perforar el subsuelo de las ciudades.

La firma ha conseguido hoy un contrato de 48.600 millones de dólares para construir un túnel que cubra la superficie y conecte los distintos pabellones del Centro de Convenciones de la ciudad, donde se celebra, entre otros, las feria de tecnología de consumo CES cada mes de enero. Contará con entre tres y cuatro paradas y servirá para agilizar el transporte de los visitantes y empresarios que estén presenten en los diferentes eventos que acoge el lugar a lo largo del año.

Se espera que el proyecto, conocido como LVCC Loop (Las Vegas Convention Center Loop), esté terminado para el CES 2021, con las pruebas comenzando a finales del próximo año. Un trayecto de 15 minutos andando, aseguran desde The Boring Company, se traducirá en tan solo 1 minuto con este sistema.

El túnel de Las Vegas no es el único en el que se encuentra trabajando la firma, que cuenta con proyectos en desarrollo en Chicago y Los Ángeles, además de otras opciones sobre la mesa que aún no cuentan con fecha de comienzo. Fue en esta última ciudad donde se dio a conocer en diciembre el primer túnel piloto terminado en parte, donde diferentes medios pudieron probar cómo es el transporte dentro del mismo a bordo de un Tesla Model X.

Las dudas alrededor de estos proyectos no son pocas, eso sí. Diferentes organizaciones pro medio ambiente se han manifestado en contra de los mismos y distintas autoridades muestran su escepticismo. Hace unos meses, la directora del Departamento de Transporte de Los Ángeles concedió una entrevista a Hipertextual en la que manifestaba su posición de forma clara, afirmando que la idea que propone Elon Musk no es solución al problema del transporte en las ciudades. En lugares como el Centro de Convenciones de Las Vegas, sin embargo, quizá tenga más sentido.

El coche accederá y saldrá del túnel por medio de un ascensor, desplegando y recogiendo las ruedas adicionales para poder circular tanto por la calzada como por el entramado subterráneo. No hay detalles, por ahora, de cómo se pretenden gestionar asuntos como la congestión del tráfico o la compatibilidad con los distintos modelos de vehículos en el mercado que no pertenecen a Tesla, por ejemplo.

Cada túnel tendrá una capacidad de dar servicio a 4.000 coches a la hora, y existirán también vehículos puestos por la propia compañía que circularán de manera constante en la red de túneles para quienes no dispongan de un vehículo compatible. Por ahora, el túnel de prueba parece estar aún en fases muy tempranas de desarrollo y los detalles podrían cambiar respecto a la versión final.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Google+