Menu

Descubren Teletransportar por Primera vez la Energía del Sol Destacado

Científicos han desarrollado un método para generar electricidad a partir de la radiación infrarroja sobrante de la Tierra y el calor residual, utilizando el llamado efecto túnel, un fenómeno cuántico que ocurre cuando una partícula viola los principios de la mecánica clásica superando una barrera que no debería ser capaz de superar.

Nuestro planeta absorbe cantidades masivas de luz solar que a su vez conduce a una emisión casi constante de radiación infrarroja, que se estima en millones de gigavatios de energía.

Los investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá (Arabia Saudita) creen que este calor infrarrojo "se puede 'cosechar' las 24 horas del día" para generar electricidad, usando el efecto túnel cuántico. El proceso implica el uso de antenas capaces de detectar el calor infrarrojo o residual como ondas electromagnéticas de alta frecuencia, convirtiendo estas señales en electricidad.

Como las emisiones infrarrojas tienen longitudes de onda muy pequeñas y pueden oscilar miles de veces más rápido que un semiconductor típico capaz de mover electrones, requieren nano antenas que pueden ser difíciles de crear o probar. Sin embargo, de acuerdo con el nuevo estudio, publicado en la revista Materials Today Energy, el efecto túnel puede proporcionar el avance necesario para lograr el objetivo.

"No hay un diodo comercial en el mundo que pueda operar con tanta frecuencia", aseveró en un comunicado Atif Shamim, investigador principal del nuevo estudio. "Es por eso que recurrimos al efecto túnel cuántico".

Para generar los intensos campos eléctricos necesarios para la construcción de túneles, los investigadores crearon una nano antena en forma de corbatín, intercalando la fina película aislante entre dos brazos metálicos ligeramente superpuestos hechos de oro y titanio.

Leer más ...

Video: La NASA Descubre Dos Nuevos Planetas y un Sistema Similar a Nuestro Sistema Solar Destacado

Este jueves, a las 6.00 GMT, la NASA celebra una conferencia de prensa para hacer un gran anuncio sobre un descubrimiento hecho por su telescopio espacial Kepler dentro de su misión de búsqueda de exoplanetas.

Durante la conferencia, la NASA informó que descubrió dos planetas nuevos, Kepler-80 g y Kepler-90 i. Ese ultimo cuerpo celestre es el tercer planeta que orbita el sistema planetario de la estrella Kepler-90 que, desde ahora, es el primero—aparte de nuestro Sistema Solar— que cuenta con ocho planetas, según conocemos a día de hoy.

Es probable que otros sistemas planetarios sean más prometedores para la vida que Kepler-90. Cerca de un 30 % más grande que la Tierra, Kepler-90i está tan cerca de su estrella que la temperatura promedio de su superficie podría ser superior a 425 ºC —similar a la de Mercurio— mientras que Kepler-90h, el planeta más externo del sistema, orbita alrededor de su estrella a una distancia similar a la que hay entre la Tierra y el Sol.

Christopher Shallue, el representante de Google que participa en la conferencia junto con tres especialistas de la NASA, explicó que su compañía desarrolló una red neuronal capaz de identificar planetas incluso aunque su señal sea muy débil.

"El sistema Kepler-90 es como una miniversión de nuestro Sistema Solar. Tiene planetas más pequeños dentro y otros más grandes en la parte externa, pero todo está más apretado", detalla Shallue.

"Tal y como esperábamos, hay descubrimientos emocionantes escondidos en nuestro archivo de datos del Kepler" y "estos nuevos hallazgos reflejan que nuestros datos serán un tesoro escondido" que estará "disponible para investigaciones innovadoras durante muchos años", afirmó el director de la división de Astrofísica de la NASA en Washington, Paul Hertz.

Los científicos entrenaron a una red neuronal —un sistema de aprendizaje automático— para que buscara e identificara señales de planetas en la enorme base de datos del Kepler. Después de que 'aprendiera' a distinguir entre cuerpos celestes tras examinar 15.000 señales, ese sistema se empleó para buscar planetas en cerca de los 670 estrellas en las que ya se conocían varios de esos astros.

En su comunicado previo a la conferencia, la NASA destacó el papel que el telescopio Kepler tuvo en el descubrimiento de planetas que orbitan otras estrellas y se asemejan por su tamaño y condiciones a la Tierra.

Kepler fue lanzado al espacio en marzo de 2009 y estuvo recogiendo datos sobre otras estrellas y sistemas planetarias hasta que su primera misión terminó en 2012. Dos años después, los científicos iniciaron una nueva misión, K2, cuyo objetivo está centrado en la búsqueda de planetas fuera del sistema solar, llamados exoplanetas, así como en estudiar estrellas jóvenes, supernovas (explosiones estelares) y otros fenómenos espaciales.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Google+