Menu

Así Funciona el Malware Zoopark que Espía las Conversaciones y Hurta las Contraseñas de los Celulares Destacado

ZooPark. Así se llama un malware identificado por Kaspersky Lab que tiene la capacidad de robar contraseñas, fotos, videos y hasta hacer captura de las conversaciones de WhatsApp y Telegram.

Este vulnerabilidad, que fue desarrollada para afectar dispositivos con Android, lleva años evolucionando, según se destaca en el informe de la compañía de seguridad.

Ya hay cuatro generaciones de este malware que, cuando surgió (en 2015), solo podría acceder a los detalles de la cuenta del usuario ya los contactos. Con el paso del tiempo se fue perfeccionando y ahora es capaz de monitorear los datos de navegación, hacer capturas y grabación de pantalla, así como acceder a fotos, videos del teléfono. También puede enviar llamadas y enviar mensajes sin que el usuario se entere.

ZooPark afectó a usuarios en Medio Oriente, en particular en Egipto, Marruecos, Líbano, Jordania e Irán. Según Kaspersky Lab, se trata de un ataque dirigido a ciertos objetivos en particular; aunque por la estructura que tiene la vulnerabilidad, bien podría replicarse en cualquier lugar, sobre todo teniendo en cuenta que hay tantos usuarios con Android en el mundo.

El malware se distribuyó a través de sitios que, tras ser hackeado por los atacantes, redirigen a los visitantes a un sitio que tiene una APK maliciosa.

Una APK es un formato que se usa para distribuir e instalar componentes empaquetados para móviles con sistema operativo Android. En este caso, el malware se esconde en estos paquetes de dato y se instala sin que el usuario.

De todos modos, si se navega por un buscador como Chrome, el usuario recibe una notificación antes de que se descargue información, según se remarca en el informe.

En otros casos, se filtraron en canales de Telegram donde se escondieron a través de falsas aplicaciones que, al ser clic, infectan el dispositivo del usuario. En uno de los ejemplos mencionados, se identificó el malware detrás de una supuesta app para votar en la provincia kurdistán iraní.

"Los investigadores creen que la última versión de ZooPark pudo haber sido comprada a especialistas en herramientas de vigilancia. No sería sorprendente, ya que el mercado para estas herramientas de espionaje está creciendo, volviéndose populares en los gobiernos, en particular en Medio Oriente", se lee en el reporte aunque, por el momento, dicen que no pueden atribuir estos hechos a ningún actor en particular.

Leer más ...

Video: El Movimiento de una Célula como Nunca lo Habíamos Visto Destacado

Dentro de nuestro cuerpo ocurren procesos sorprendentes e increíblemente complejos de los que ni siquiera nos damos cuenta. Decimos esto por que un equipo de médicos del Instituto Médico Howard Hughes, ubicado en Maryland, Estados Unidos, logró un hecho sin precedentes: captar el hipnótico movimiento de una célula con un nivel de detalle nunca antes visto.

Los especialistas lograron grabar una célula del sistema inmunitario de un pez cebra vivo. La célula se encontraba en el oído interno del pez, y sus movimientos parecen sacados de un concierto de reggaetón, con todo y los contoneos. La pequeña célula parece un fuego fatuo que se mueve dentro del cuerpo, y nos pone a pensar en todo lo que ocurre dentro de nuestro organismo a lo largo del día.

El video fue capturado en tiempo real con ayuda de un poderoso microscopio y un láser para iluminar a la célula. Se trata de la primera vez que se consigue material tridimensional y en alta resolución del movimiento de una célula dentro de un cuerpo vivo.

Los puntos azules que se observan en la célula que protagoniza el video son partículas de dextrano, un polisacárido complejo y ramificado formado por moléculas de glucosa, que se encuentra desde en un vino hasta en la placa dentobacteriana que se acumula en nuestros dientes.

Los especialistas a cargo del estudio creen que este nuevo tipo de videos nos ayudará a entender mejor a las células en su entorno natural y, con el tiempo, también a la biología humana.

Leer más ...

Estudio Revela al Mamífero Terrestre Más Grande en 200 Años Destacado

Hubo una época en la que todos los continentes habitados estaban poblados por grandes mamíferos terrestres: mamuts, rinocerontes lanudos, perezosos gigantes, felinos con dientes de sable... Poco a poco, estos animales fueron extinguiéndose y, en la actualidad, los pocos que quedan viven, en su mayoría, en África.

Ese declive coincidió con la expansión del hombre. La dispersión de los homínidos fuera de África no sólo fue un acontecimiento clave para nuestra especie. Su salida de ese continente coincidió con una dramática reducción en el tamaño de los mamíferos, que fue, además global, es decir, se produjo en todos los continentes. Así lo asegura una investigación publicada en la revista Science que ha analizado la evolución en el tamaño de diversas especies de mamíferos terrestres -no se han incluido los marinos- desde hace 125 mil años, concluyendo que la acción del hombre ha sido la principal causa.

Y esa tendencia a mermar de tamaño, sostiene este estudio, continúa. Según sus predicciones, dentro de unos 200 años la vaca doméstica podría ser el mamífero terrestre de mayor tamaño que quede en la Tierra. "Sobrevivirán pocos animales de su tamaño. La mayor parte de los mamíferos serán mucho más pequeños", asegura Felisa Smith, investigadora de la Universidad de Nuevo México, en Albuquerque (EU), y autora principal de este estudio. Si la vaca (Bos taurus) sobrevive, añade, será en gran medida porque ha sido domesticada.

Qué causó la extinción de la megafauna y la progresiva pérdida de tamaño de los mamíferos terrestres sigue siendo objeto de debate en la comunidad científica. El papel que jugaron y juegan los humanos en su desaparición es el aspecto más controvertido. Según señala Jan van der Made, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), sin vinculación con este estudio, "la discusión se centra en si la extinción de grandes mamíferos se ha debido, sobre todo, a los cambios climáticos o a la acción del hombre".

Según la investigación de Science, no sólo los Homo sapiens, sino también otros homínidos, como los neandertales o los denisovanos, contribuyeron decisivamente a la pérdida de grandes mamíferos terrestres. "A lo largo de buena parte de esos 125 mil años, la extinción se ha debido probablemente a la explotación de los grandes mamíferos por parte de los humanos. Hoy en día, por supuesto, son otros los factores que han propiciado que estén en riesgo, como la alteración de su hábitat, los conflictos con humanos e incluso las guerras", enumera Smith a través de un correo electrónico.

Según relata la investigadora, un aspecto importante que examinaron en este trabajo es cómo los mamíferos han respondido a los cambios en el clima a lo largo de los últimos 65 millones de años: "Investigamos la influencia potencial del tamaño del cuerpo y la dieta, concluyendo que ninguno de esos factores estaban relacionados con la extinción durante el Cenozoico. Es decir, ser grande o pequeño no suponía tener un mayor riesgo para extinguirse en épocas de más frío o más calor", señala la autora, que asegura que sólo vieron una relación entre la extinción y el tamaño del cuerpo cuando los homínidos entraban en escena.

A Jan van der Made no le sorprende que la vaca pueda llegar convertirse en el mamífero más grande dentro de un par de siglos: "Es muy duro, pero es posible que tengan razón. El elefante africano y los rinocerontes están muy amenazados. El elefante indio y los hipopótamos no están tan mal pero podrían extinguirse, al igual que los búfalos, los camellos, las jirafas y los osos, que son los otros grandes mamíferos terrestres que viven en la actualidad", explica en conversación telefónica. "Si una especie tiene interés económico, como la vaca, tiene más posibilidad de sobrevivir", añade este investigador especializado en grandes mamíferos.

Según recuerda Van der Made, en Europa tenemos especies como el ciervo, el gamo, el toro salvaje o el lobo que han ido haciéndose más pequeñas durante los últimos 20 mil años: "En el Pleistoceno tardío, el periodo de estudio, eran mucho más grandes".

Asimismo, cita algunos ejemplos de animales que se adaptaron bien a los cambios en el clima. El elefante Palaeoloxodon antiquus vivía en ambientes cálidos, es decir en el centro de Europa, durante los periodos interglaciales, mientras que durante los glaciales se refugiaba en el territorio que hoy es España; o Mammuthus primigenius, el famoso mamut lanudo adaptado al frío que, durante los glaciales vivía en centroeuropa y hasta en España, y durante los interglaciales se refugiaba en el norte de Siberia.

En la actualidad, el mamífero más grande es la ballena azul (que puede alcanzar los 27 metros) pero en este trabajo no se ha estudiado la evolución de los mamíferos marinos, sólo los terrestres con la excepción de los murciélagos, según aclara Smith. Tampoco han estudiado las extinciones en las islas, que es un aspecto que Van der Made echa en falta pues "es precisamente en las islas donde las extinciones de mamíferos han sido mucho más fuertes, como se ha comprobado en lugares como Creta, Sicilia o las Baleares".

Asimismo, el científico neerlandés destaca que "normalmente se dan más casos de extinciones en las altitudes altas que en el ecuador, y también en ambientes de bosque hay menos desaparición de especies que en la estepa y la tundra".

"Para mí, lo más llamativo es cómo un planeta es capaz de sobrevivir durante millones de años a cambios en el clima y a catástrofes naturales; y cuando el ser humano se dispersa y empieza a ser abundante, las grandes especies animales se ven afectadas", apunta por su parte Manuel Salesa, investigador del departamento de Paleobiología del MNCN. "En lugar de asumir su rol de especie inteligente para proteger la biodiversidad, la está destruyendo", reflexiona en conversación telefónica.

Y es que, aunque nuestros antepasados cazaban para comer y no tenían conciencia sobre el daño que hacían al capturar especies que se reproducían muy lentamente, ahora las especies se están viendo afectadas sobre todo por la destrucción del hábitat.

No obstante, Jan van der Made opina que los datos aportados en este estudio no son suficientes para respaldar la conclusión de que los neandertales y los denisovanos ya provocaban extinciones: "Para demostrarlo, habría que ver lo que pasa cuándo aparecen los neandertales, y hace unos 240 mil años ya los había claramente. Debería aumentar el nivel de extinciones en este momento", argumenta. Por otro lado, se muestra cauto sobre las conclusiones porque aunque "los registros que hay en Europa son buenos, en Asia no hay muchos datos y no sabemos bien la edad de algunos yacimientos".

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Google+