Menu

Video: La NASA llega al Asteroide Bennu, que es Potencialmente Peligroso para la Tierra Destacado

La sonda espacial OSIRIS-REx fue lanzada el 8 de septiembre de 2016. Después de dos años ha llegado a Bennu. Este asteroide mide unos 490 metros de diámetro. Aquí recogerá una pequeña muestra de la superficie que llevará a la Tierra. La cual llegará alrededor del mes de septiembre del año 2023 para analizarla.

El asteroide Bennu está localizado a unos 300,000 kilómetros de nuestro planeta.

La sonda pasará casi un año estudiando el asteroide con sus cinco instrumentos científicos. Ya que, se desea seleccionar una localización segura y científicamente interesante para recoger la muestra. "La baja gravedad de Bennu supone todo un desafío para la misión", dijo el pasado verano Rich Burns, el director del proyecto OSIRIS-REx.

El objetivo científico de la NASA de esta misión es triple:

  • Bennu es considerado potencialmente peligroso para nosotros por su cercanía y tamaño. Es por esta razón desean conocer con más exactitud su trayectoria. Ya que, se estima que podría pasar cerca de la Tierra en el año de 2135.
  • Además, es tan antiguo que puede desvelar muchos secretos sobre los orígenes del Sistema Solar.
  • Por último, los investigadores quieren saber si sus recursos minerales y su contenido en agua pueden se pueden explotar en el futuro
  • Bennu podría contener materiales orgánicos o precursores moleculares de la vida.

¿Qué tiene de especial el viaje a Bennu?

"Cada asteroide tiene sus particularidades. Bennu y Ryugu son ambos primitivos, pero su composición y sus propiedades fundamentales no tienen por que ser exactamente las mismas», explica Javier Licandro, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

"Estudiar en detalle dos miembros de la población de asteroides primitivos es fundamental para comprenderla en su conjunto. Por ejemplo, el gran parecido en la peculiar forma de estos dos objetos nos dará una información única sobre los procesos físicos que hacen que sean así".

Leer más ...

La Nave Espacial InSight de la NASA envía Imagen de la Superficie de Aterrizaje en Marte Destacado

Con InSight a salvo en la superficie de Marte, el equipo de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, está ocupado aprendiendo más sobre el sitio de aterrizaje de la nave espacial. Sabían cuando InSight aterrizó el 26 de noviembre que la nave había aterrizado en un objetivo, una llanura de lava llamada Elysium Planitia. Ahora han determinado que el vehículo se encuentra ligeramente inclinado (aproximadamente 4 grados) en un cráter de impacto lleno de polvo y arena conocido como "hueco". InSight ha sido diseñado para operar en una superficie con una inclinación de hasta 15 grados.

"El equipo científico esperaba aterrizar en un área arenosa con pocas rocas desde que elegimos el lugar de aterrizaje, por lo que no podríamos estar más contentos", dijo el gerente de proyectos de InSight, Tom Hoffman, de JPL. "No hay pistas de aterrizaje ni pistas en Marte, por lo que bajar en un área que es básicamente una gran caja de arena sin grandes rocas debería facilitar el despliegue del instrumento y proporcionar un gran lugar para que nuestro lunar comience a excavar".

La rocosidad y el factor de pendiente de pendiente en la seguridad del aterrizaje y también son importantes para determinar si InSight puede tener éxito en su misión después del aterrizaje. Las rocas y pendientes podrían afectar la capacidad de InSight para colocar su sonda de flujo de calor, también conocida como "el topo" o HP 3 , y un sismómetro ultra sensible, conocido como SEIS, en la superficie de Marte.

Tocar una pendiente demasiado empinada en la dirección equivocada también podría haber puesto en peligro la capacidad de la nave espacial para obtener una salida de energía adecuada de sus dos paneles solares, mientras que aterrizar al lado de una gran roca podría haber evitado que InSight pudiera abrir uno de esos paneles. De hecho, ambas matrices se desplegaron completamente poco después del aterrizaje.

La evaluación preliminar del equipo científico de InSight de las fotografías tomadas hasta el momento del área de aterrizaje sugiere que el área en las inmediaciones del aterrizaje está poblada por solo unas pocas rocas. Se espera que las imágenes de mayor resolución comiencen a llegar en los próximos días, después de que InSight libere las cubiertas protectoras de plástico transparente que mantuvieron a salvo la óptica de las dos cámaras de la nave espacial durante el aterrizaje.

"Esperamos imágenes de alta definición para confirmar esta evaluación preliminar", dijo Bruce Banerdt, investigador principal de InSight de JPL. "Si estas pocas imágenes, con las cubiertas de polvo reductoras de resolución, son precisas, es un buen augurio tanto para el despliegue del instrumento como para la penetración de moles en nuestro experimento de flujo de calor subsuperficial".

Una vez que los sitios en la superficie marciana han sido seleccionados cuidadosamente para los dos instrumentos principales, el equipo se desatará y comenzará la prueba inicial del brazo mecánico que los colocará allí.

Los datos de enlace descendente desde el módulo de aterrizaje también indican que durante su primer día completo en Marte, la nave InSight con energía solar generó más energía eléctrica que cualquier otro vehículo anterior en la superficie de Marte.

"Es genial obtener nuestro primer 'record fuera del mundo' en nuestro primer día completo en Marte", dijo Hoffman. "Pero incluso mejor que el logro de generar más electricidad que cualquier otra misión que tenemos ante nosotros es lo que representa realizar nuestras próximas tareas de ingeniería. Las 4,588 vatios-hora que producimos durante el sol 1 significa que actualmente tenemos más que suficiente para realizar estas tareas y seguir adelante con nuestra misión científica ".

InSight, lanzado desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California el 5 de mayo, operará en la superficie durante un año marciano, más 40 días marcianos o soles, el equivalente a casi dos años terrestres. InSight estudiará el interior profundo de Marte para aprender cómo se formaron todos los cuerpos celestes con superficies rocosas, incluida la Tierra y la Luna .

JPL administra InSight para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA. InSight es parte del Programa Discovery de la NASA, administrado por el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la agencia en Huntsville, Alabama.

Varios socios europeos, incluido el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES) y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), están apoyando la misión InSight. El CNES y el Instituto de Física del Mundo de París (IPGP) proporcionaron al instrumento SEIS, con importantes contribuciones del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS) en Alemania, el Instituto Suizo de Tecnología (ETH) en Suiza, Imperial Colegio y Universidad de Oxford en el Reino Unido, y JPL. DLR proporcionó el instrumento HP 3 , con importantes contribuciones del Centro de Investigación Espacial (CBK) de la Academia de Ciencias de Polonia y Astronika en Polonia. El Centro de Astrobiología (CAB) de España suministró los sensores de viento.

Para obtener más información sobre InSight, visite: https://www.nasa.gov/insight/

 

Leer más ...

Hallan una Nueva Supertierra Muy Cerca del Sistema Solar Destacado

La búsqueda de exoplanetas similares a la Tierra es una tarea complicada, que ha tenido durante años a un gran número de astrónomos de todo el mundo inmersos en la observación del espacio. Afortunadamente, este trabajo da de vez en cuando frutos, como el que se publica hoy en Nature, de la mano de investigadores de los proyectos Red Dots y CARMENES.

Su hallazgo es el resultado de dieciocho años de observación del cielo, tras los cuales se ha logrado localizar con un 99% de probabilidad una supertierra orbitando en torno a la estrella Barnard, una enana roja considerada como la segunda estrella más cercana a nuestro Sol y la que más rápido se mueve en el cielo nocturno terrestre. Por lo tanto, se trata del segundo exoplaneta más cercano a la Tierra, después de Proxima centauri b, en cuyo descubrimiento participaron también algunos investigadores de este mismo equipo.

En este descubrimiento ha sido esencial la intervención de CARMENES, un instrumento fruto de la colaboración entre once instituciones alemanas y españolas, que vio su primera luz en enero de 2016, después de su instalación en el telescopio de tres metro y medio del Observatorio de Calar Alto, en Almería.

Se trata de un espectrógrafo de alta resolución, especializado en la detección de exoplanetas similares a la Tierra orbitando en torno a las estrellas conocidas como enanas rojas. ¿Pero por qué es importante buscar junto a ellas? "Las enanas rojas son más pequeñas y frías que nuestro Sol, que es una enana naranja", explica a Hipertextual Cristina Rodríguez-López, investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA, CSIC) y coautora del estudio. "Por eso, su zona de habitabilidad está más cerca de la estrella y son más fáciles de detectar".

CARMENES está especializado en la búsqueda de exoplanetas orbitando en torno a enanas rojas
En este caso, el objetivo fue la estrella Barnard por dos razones. Por un lado, al estar tan cerca de la Tierra, ha sido muy estudiada por investigadores de todo el mundo durante las últimas décadas. Por otro, todos estos años de estudio dieron lugar a que varios instrumentos ubicados en diferentes puntos del planeta observaran perturbaciones periódicas en su luz que podrían indicar la presencia de un planeta. Sin embargo, también podrían proceder de otros fenómenos, como la presencia de manchas, similares a las de nuestro Sol.

En total han sido siete los instrumentos que han participado en este estudio, analizando estos cambios en la luz de la enana roja, pero ha sido CARMENES el que finalmente ha podido confirmar, con un 99% de probabilidad, que se trata de un planeta, al que han llamado Estrella de Barnard b. "Estas observaciones tomadas por todo el mundo eran muy dispersas", cuenta Rodríguez-López al otro lado del teléfono. "CARMENES, en cambio, ha seguido la estrella regularmente desde febrero de 2016 hasta ahora mismo, contribuyendo a determinar con gran seguridad que esa señal viene de un planeta".

Este nuevo exoplaneta se clasifica dentro de las conocidas como supertierras, que son planetas con masas entre dos y diez veces superiores a las de la Tierra. Es el primer planeta de estas características que se ha podido detectar gracias a la técnica de la velocidad radial. ¿Pero qué es eso exactamente? "Lo que observamos no es el planeta, sino la estrella" puntualiza la investigadora del IAA. Cuando un planeta orbita junto a ella, se genera una atracción gravitatoria entre ambos, que da lugar a una especie de bamboleo, que puede medirse a través de los cambios en la luz estelar. "Cuando la estrella se acerca a nosotros su luz se vuelve más azulada. Por el contrario, cuando se aleja es más rojiza". A través del espectro resultante se puede observar con qué periodicidad se mueve, por lo que se pudo concluir que el periodo orbital del planeta era exactamente de 233 días. Además, gracias al seguimiento de CARMENES se descartó con alta probabilidad que estas fluctuaciones estuviesen provocadas por otros fenómenos. Este movimiento generado en la estrella era muy lento, de 1'2 metros por segundo. "Es aproximadamente la distancia de un paso en un segundo y se ha podido detectar a tanta distancia gracias a la precisión de CARMENES".

Gracias al método de la velocidad radial también se ha podido calcular que la masa mínima del planeta es aproximadamente 3'2 veces la de la Tierra. No se puede saber con exactitud, ya que faltan otros datos, como el ángulo de inclinación de la estrella, que por ahora no se conoce.

También se ha observado que Barnard b está en la conocida como línea de nieve de su estrella. "Este punto es la distancia de una estrella a partir de la cual el agua y otros compuestos con contenido en hidrógeno, como el metano o el amoniaco, se congelan", aclara Rodríguez-López. "Por lo tanto, lo más probable es que tenga hielo en su superficie, aunque no se sabe con seguridad". Además, al carecer de atmósfera se calcula que su temperatura debe ser extremadamente baja, de unos -170ºC.

CARMENES ha sido esencial en este hallazgo, pero tampoco habría sido posible sin el resto de instrumentos que han participado en el estudio, como bien puntualiza la astrónoma. En ciencia la colaboración entre científicos de distintos ámbitos y partes del mundo es muy importante, más si cabe en el área de la astronomía. Gracias a la unión de todos esos científicos que miran al cielo a la vez, desde distintas partes del mundo, el universo ahora es un poco menos desconocido. Aunque, lógicamente, todavía queda muchísimo por conocer.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Google+